New-Phono: de tienda de música centenaria a salón de masajes



Una tienda de música centenaria del Gòtic se convierte en un salón de masajes asiático

New-Phono, que forma parte del catálogo patrimonial de Barcelona, ha reabierto como Massage-Pedicure en la calle Ample

Una tienda de música de Barcelona, con más de 100 años de historia, se ha convertido en un salón de masajes asiático. Se trata de New-Phono, que abrió en 1906 en la calle Ample 35-45, en el barrio Gòtic de Barcelona. El establecimiento forma parte del catálogo patrimonial de la ciudad, elaborado por el Ayuntamiento en 2016, y ahora la nueva entrada, en la que se puede leer Massage Pedicure, contrasta con los detalles modernistas y las letras New-Phono, que se tienen que preservar.

New-Phono fue regentada por la familia Massó durante más de un siglo. Especializado en instrumentos, el negocio fue abierto por José Massó. En 2018, sus bisniestos, José y Elena, decidieron clausurar la tienda ante el descenso de ventas provocado por la llegada de internet. En 2020, renació de la mano de Ticó Música, pero la reapertura apenas duró dos años: en julio de 2022, los responsables liquidaban el género a bajos precios antes de dar carpetazo definitivo a la corta aventura empresarial.

Entrada del salón de masajes / Cedida

De farmacia histórica a derivados del cannabis

Con la apertura de Massage Pedicure, este mismo verano, detalla el que fuera impulsor de la plataforma Emblemàtics Barcelona, Alberto Mejías, New Phono toma el negativo testigo de otros históricos negocios de la ciudad que, una vez cerrados o trasladados, han reabierto con propuestas comerciales que nada tienen que ver con la actividad original o son de dudogo gusto. Uno de los casos más preocupantes es el de la farmacia Estrella de la calle Ferran (1840), reconvertida en una establecimiento de derivados del cannabis.

El catálogo patrimonial del Ayuntamiento obliga a preservar la arquitectura y los elementos artísticos de los negocios históricos incluidos en él, pero éste no dice nada de mantener la actividad original, que se acaba perdiendo por los elevados precios de los alquileres o la falta de relevo generacional, recuerda Mejías, partidario "de que los oficios de toda la vida no se pierdan porque forman parte de la memoria de la ciudad". 

Así ha pasado también con la camisería Xancó de la Rambla, con más de 200 años, que reabrió como tienda de cerámica para turistas, o el Musical Emporium, en la misma Rambla, que ahora funciona como casa de cambio de monedas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un concejal de Colau tiene mas de 500.000 euros

El culebrón de cargos de Javier Burón en el Ayuntamiento de Barcelona

El Park Güell de Barcelona, privatizado